Loading

Existen muchos casos de intervenciones que salen aparatosamente mal, siempre creemos que no seremos uno de esos casos, ahí recae la importancia de ponerse en manos de profesionales.

Es normal que a la hora de una cirugía se busque la alternativa más económica, en muchos casos ciertamente el precio no es sinónimo de calidad; pero muchas veces estas alternativas no son del todo seguras. Muchas personas consideran que viajar a otro país con la finalidad de ahorrarse algunos euros en una cirugía es una gran idea. Pero no todos toman previsiones como verificar si los médicos son realmente médicos, pues existen muchas personas que no están capacitadas realizando cualquier tipo de intervenciones, para nadie es un secreto la cantidad de estos casos que existen en países como México y algunos otros, en los que gran número de cirugías han salido mal.

Esto tiende a verse sobretodo en operaciones estéticas, pues más allá de ser una cuestión de salud tiende a ser una necesidad por aceptar nuestro cuerpo. Estas intervenciones en muchos casos son muy costosas dependiendo de lo que se desee hacer, lo más usual es la colocación de los implantes mamarios, rinoplastias o en algunos casos la lipoescultura, que en sí es la redefinición de las curvas naturales. Debido a esto muchas mujeres se sienten tentadas a los precios sumamente económicos que manejan algunos países, por ejemplo en Latinoamérica las cirugías al cambio salen mucho más económicas que en los países europeos.

botox

Además de enfrentarse a la posibilidad de ser estafados, la opción de realizarse una cirugía en un país desconocido trae una serie de consecuencias aún más graves que una simple estafa, debido a que este mercado maneja una línea muy difusa sobre la salud y el mercado de consumo, que es lo que representa para algunas personas el mundo de la cirugía plástica.

Estos “low cost” en las intervenciones se deben a que las personas que las realizan en muchos casos no están calificadas, en vez de ser médicos, son simples esteticistas o cosmetólogos, los cuales no están aptos para realizar ninguna intervención. Además de utilizar materiales de bajo costo lo cual reduce el presupuesto para la operación, el problema que trae consigo el hecho de usar materiales económicos es que en muchos casos son de mala calidad, pueden en el caso de los implantes reventarse al cabo de unos meses o generar procesos infecciosos en el paciente dado que no cumple con los estándares de seguridad mínimos.

mujer vendada

En el mercado existe una amplia gama de productos como el Botox, el ácido hialurónico que se utilizan para diversos procedimientos. Cuando se habla de productos económicos hace referencia a un mercado de imitaciones que existe para todos los productos que se utilizan en las cirugías estéticas, por supuesto no se está expuesto a este tipo de cosas únicamente cuando se realiza turismo de bisturí como se conoce popularmente muchas veces al hecho de emigrar para operarse, nos exponemos a los mismos riesgos dentro de nuestro país.

Las consecuencias que puede traer esto consigo van a depender del procedimiento que se realice, a la hora por ejemplo de colocar Botox, la persona puede ser alérgica a la imitación o se puede tocar un nervio cuando se inyecte, muchas veces causando desfiguraciones las cuales son irreparables hasta por las manos más expertas. En el caso de las cirugías como la liposucción se enfrenta al riesgo de contraer una bacteria o que la herida se infecte, no cicatrice de forma correcta y deje una marca, lo cual trae como consecuencia que la persona se someta a más operaciones tratando de eliminar algo que nunca tuvo.

dibujando

Por esto se recomienda realizar procedimientos con profesionales de la salud, en clínicas conocidas, registradas por sanidad, que en caso de cualquier eventualidad tengan la capacidad de responder por ello. Entre algunas de las clínicas acreditadas para este tipo de cirugías está el Instituto Médico Europeo para la Obesidad, el cual cuenta con un personal capacitado para realizar intervenciones y con espacios adecuados para la recuperación.

Top